Nuevo servidor casero

Después del montaje tocó encenderlo por primera vez, y me alivió saber que todo parecía ir correctamente. Le instalé Ubuntu Server x64 11.04 mediante un pendrive (es más rápido de esta manera, además de que como habrás observado, no tiene lector de CD/DVD) y empecé a instalar y configurar todo como ya había hecho unos días atrás en la máquina virtual, incluida la interfaz gráfica básica de Gnome. A la hora de pasar los archivos de WordPress y la base de datos, primero puse el blog en modo “mantenimiento”, que es simplemente una web alojada en los 5 MB que 1&1 me “regala” al contratar el dominio. Para ello, simplemente voy a la configuración de DynDNS y en vez de poner la IP de casa, pongo la de 1&1, y el cambio es instantáneo para todo el mundo.

Luego paré tanto el servidor Apache como MySQL del ultraportátil y puse en marcha mi pequeño shell script que hace backup de ambas cosas. Lo cargué todo al nuevo servidor y, antes de volver a poner el blog online, tenía que cambiar las IP locales de manera que el clónico tuviera la IP que siempre ha tenido el ultraportátil y a éste último ponerle otra cualquiera. Por último, lo llevé adonde antes estaba el netbook, le enchufé el cable de red y el de alimentación (no necesita más), y a funcionar.

DSC_2512

Listo para su puesta online

Respecto al ultraportátil tiene algunas pegas más que obvias: su tamaño, el ruido y el consumo. El tamaño, bueno, como he dicho antes, tampoco es excesivamente grande. Además, lo tengo puesto de manera que queda bastante oculto. De igual manera que al pequeñín lo tenía debajo de una mesa camilla, pues ahora este está a un lado pegado a la pared.

En cuanto al ruido, sí, indudablemente hace bastante más que el único y enano ventilador que llevaba el ultraportátil… el nuevo tiene tres y el triple de grandes por lo menos: el de la fuente, el del disipador y uno extra que venía en la caja. De todas formas, no es un ruido molesto y no se nota mientras está la televisión puesta, por ejemplo.

Y relativo al consumo… la verdad es que no lo sé exactamente. He de suponer que consume bastante más que el netbook, pero en realidad no sé cuánto de más. En una página que calcula aproximadamente el gasto seleccionando los componentes, me salen unos 78W con una carga del 60% de una CPU parecida. Era lo mínimo que podía seleccionar, porque en realidad, mientras nadie carga una página, la carga está rozando el 0%, así que el consumo medio supongo que será menor. De todas formas, me gustaría saber exactamente el gasto que supone tenerlo encendido las 24/7 con un aparatito como éste.

También, una ventaja del ultraportátil era tener la pantalla incorporada, por si necesitaba hacer alguna operación que lo requiriese… pero eso lo he solventado instalando un servidor NX, que viene a ser un escritorio remoto. Tiene cliente para Windows también, así que genial. Este programa lo descubrí porque es el que utilizan en mi universidad para poderse conectar remotamente a los ordenadores del laboratorio. Pero vamos, en la mayoría de las ocasiones me basta y me sobra con un cliente SSH para Windows, aunque hay veces (como estos días de configuración intensiva) que es más cómodo tener interfaz gráfica.

Acostumbrado a que cada vez que iniciase sesión en el ultraportátil me mostrase la temperatura, y al ver que en el nuevo no me la indicaba, busqué un poco por Internet porque sabía que en la BIOS sí que se mostraba tanto la temperatura de la CPU como de la placa base, así como las rpm del ventilador del disipador. Al final lo encontré y ahora puedo ver esos datos simplemente poniendo sensors en la terminal.

Me tranquiliza saber que, aun en estos días de tanto calor (y teniéndolo en un lugar con poca ventilación), la temperatura de la CPU no pasa de los 36ºC y la de la placa base de los 39ºC. Al netbook le he visto llegar a los 57ºC, así que en esto también he ganado. La velocidad del ventilador siempre está sobre las 1.200 rpm, teniendo en la BIOS una configuración “silenciosa”.

DSC_2517

Centro neurálgico de operaciones

Hablando de la BIOS, la actualicé a la última versión y me alegró mucho saber que tenía una característica que la capada BIOS del ultraportátil no disponía: el encendido automático después de una pérdida de corriente. Antes, si sufría de un apagón, tenía que encender manualmente el servidor, imagínate si no hay nadie en casa durante días. Ahora, tanto el módem router de ONO como el servidor disponen de esta función, así que ya no temo tanto a los posibles cortes de luz.

Otra cosa que también me encantó fue la posibilidad de encendido mediante Wake-on-LAN, pero con la capacidad de incluso funcionar con el ordenador completamente apagado. Por ejemplo, mi ordenador de sobremesa dispone de esta función, pero sólo funciona bajo determinados estados de energía, y de esos, el que menos consume es el de hibernación. Este no: soy capaz de encenderlo mandándole un Magic Packet estando totalmente apagado. Esto funciona porque a la tarjeta de red integrada todavía le llega algo de energía, y cuando detecta dicho paquete, zas, se enciende. Estando apagado, tanto en el switch como en la parte posterior del servidor se aprecia que se mantienen los links activos. La verdad es que esta característica me gustaría tenerla más en mi ordenador principal que en el servidor, pero bueno.

Aparte de tener que activar esto en la BIOS, en Linux también había que hacer una pequeña cosa para que funcionara el WOL. Se tenía que ejecutar un comando cada vez que arrancase el ordenador para que cuando se apagase funcionase. Tuve que investigar un poco acerca de cómo funcionan los scripts de inicio en Linux y lo solucioné.

Ese mismo script me sirvió para que ejecutase también al arranque PS3 Media Server, aunque luego descubrí que era un poco inútil porque si añadía nuevo contenido multimedia, éste no aparecía actualizado… así que decidí que sería mejor arrancarlo sólo cuando fuera necesario. ¿Y por qué tener PS3 Media Server? Bueno, ahora que tenía disco duro de sobra, podía utilizarlo como servidor DLNA, y ya de paso, también montarme un servidor Samba para acceder a esos archivos directamente desde el explorador de Windows:

Servidor Samba

Respecto al servidor Samba, he conseguido que funcione, que aparezca en Windows, leer y escribir en las carpetas compartidas, etc., pero aún tengo que estudiar cómo va el tema de los usuarios y de la seguridad, porque actualmente tengo el acceso sin contraseña y eso no es viable si quiero acceder desde fuera de mi red local (algo muy interesante).

En definitiva, estoy bastante contento con el cambio. La diferencia yo creo que es más que apreciable, y donde tal vez lo agradezca más es en el panel de administración de WordPress. ¡Previamente me lo pensaba dos veces antes de abrir cualquier sección, de lo que tardaba! Ahora todo va como la seda, verdaderamente rápido, casi instantáneo. Incluso me da la sensación de que hay mucha potencia desperdiciada, ¿que no me pondré a alquilar hosting?

Como curiosidad, he observado que desde que hice el cambio del servidor, la gráfica del tiempo de respuesta que me proporciona Pingdom (un servicio online que me notifica de cuándo el blog está caído) ha bajado notablemente:

IMG_1584

También espero ver algo similar en las herramientas para webmasters de Google, aunque de momento no tengo datos suficientes.

¿Y qué voy a hacer con el pequeñín? Muy simple, lo vendo. Realmente no lo necesito ya para nada, y el uso que le daba antes de convertirlo en servidor, es cosa ahora del iPad o iPhone. Lo bueno es que durante todo este tiempo la batería ha estado guardada, y por lo que he visto, sigue durando sus buenas 6 horas. Si la hubiera tenido puesta a modo de SAI estos 18 meses, probablemente ahora no duraría ni 5 minutos. Me da un poco de pena venderlo, eso sí.

La verdad es que después de todo el dinero invertido, podría pagarme perfectamente varios años de hosting, además de despreocuparme de todo lo que supone tener un servidor en casa, pero desde luego, no aprendería ni la mitad y no tendría la enorme flexibilidad de la que actualmente disfruto.

23 comentarios / Añade el tuyo debajo

  1. Hola, tengo también un servidor casero instalado y es de lo más gratificante. Más o menos lo he armado como tú, y también con 1&1…solo que mi máquina es una dell optiplex gx1, del año 1999…en verdad para navegar y eso ya no me servía, pero como servidor con debian por ahora viene tirando bien, y he aprendido muchísimo en el camino
    Saludos

    1. En efecto, en parte de eso se trata: de aprender. Y sí, es de lo más gratificante, de hecho, tengo pensado en mantenerlo muchos muchos años.

      Saludos y gracias por tu comentario :D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *